Acabo de matar a mi padre

V.O: I Just Killed My Dad 2022
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Directores/as:
Skye Borgman
Ver serie

Anthony Templet mató a su padre y nunca lo negó. Pero sus motivos son una cuestión difícil de desentrañar y con implicaciones tan profundas que no solo afectan a una única familia. A partir de ahí nace Acabo de matar a mi padre, la serie documental ‘true crime’ de Netflix, estrenada en agosto de 2022, que se atreve a adentrarse en la siniestra historia de un adolescente cuyos actos conmocionaron a Estados Unidos.

El asesinato ocurrió en junio de 2019. Anthony tenía 17 años en aquel momento. Él y su padre, Burt, empezaron a discutir sobre el móvil de Anthony, hasta que, de repente, el enfrentamiento se volvió físico. Se sabe que Burt quería revisar el teléfono de Anthony para comprobar si tenía contacto con su exmujer, Susan. Lo que sucedió luego es conocido: el chico escapa al cuarto de su padre, saca un arma y acaba con él.

Según pudo confirmar Anthony, su padre estaba borracho y, antes de que pudiera huir hasta su habitación y coger el arma, éste le había pegado. Sin embargo, tras la llamada al 911, en la que Anthony confesó que acababa de matar a su padre, la policía no vio ningún hematoma o herida en el cuerpo del asesino. Por eso y por más detalles, pronto se empezó a barajar que la muerte de Burt fuera un asesinato premeditado.

De hecho, la hipótesis termina de coger forma cuando se descubre que Anthony habría podido ser víctima de un padre controlador, violento y alcohólico, que incluso llegó a secuestrar a su hijo cuando solo tenía 5 años para sacarlo de su casa en Houston y alejarlo de su madre, Susan. Desde luego, su situación familiar fue muy difícil, por lo que Anthony podría haber planeado la muerte de su padre como venganza.

Titulada originalmente I Just Killed My Dad, esta inquietante docuserie fue producida por Half Yard Productions, un estudio con sede en Nueva York, responsable de documentales y realities show como ¡Sí, quiero ese vestido!, con Randy Fenoli. Evidentemente, el tono oscuro de Acabo de matar a mi padre dista mucho de sus anteriores producciones, al centrarse en la mentalidad de un asesino “sin empatía”.

Por otro lado, cabe señalar que el proyecto estuvo a cargo de la realizadora Skye Borgman, que también participa como directora de fotografía. A priori, su elección parece muy acertada, pues Borgman goza de una larga trayectoria en el campo documental: tanto en televisión, con Juicios mediáticos; como en cine, donde ha participado en La chica de la foto, Dead Asleep o Abducted in Plain Sight, uno de sus mejores trabajos.

Estos son los elementos que configuran Acabo de matar a mi padre, una docuserie absorbente —y aterradora por momentos— que ofrece una radiografía única sobre el escalofriante caso de Anthony Templet, a partir de la recopilación de testimonios de los protagonistas y participantes en la historia real. Todo, en un intento de explorar la psique de alguien cuyas secuelas mentales y emocionales le empujaron a matar.