Fuego abierto

V.O: Shots Fired 2017
  • 1 temp.
  • Crimen

Ficha técnica

Directores/as:
Ami Canaan Mann
,
Anthony Hemingway
,
Gina Prince-Bythewood
,
John David Coles
,
Jonathan Demme
,
Kasi Lemmons
,
Malcolm D. Lee
,
Millicent Shelton
,
Reggie Rock Bythewood
Reparto:
Aisha Hinds
,
Clare-Hope Ashitey
,
DeWanda Wise
,
Sanaa Lathan
,
Stephan James
,
Stephen Moyer
,
Tristan Mack Wilds
,
Will Patton
Guionistas:
Chris Hanebutt
,
Christopher Lee Bythewood
,
Denitria Harris-Lawrence
,
Gina Prince-Bythewood
,
J. David Shanks
,
Jeff Stetson
,
Marissa Jo Cerar
,
Mick Betancourt
,
Reggie Rock Bythewood
Ver serie

La brutalidad policial y el racismo siguen siendo en la actualidad dos elementos característicos del paisaje social de Estados Unidos, dejándonos casos como el de George Floyd o Ma’Khia Bryant. En los últimos años, el movimiento ‘Black Lives Matter’ ha cobrado especial fuerza no solo en Norteamérica, sino alrededor del mundo, alzando la voz en torno a la injusticia de un sistema basado en la desigualdad y los prejuicios. Y de esto trata precisamente Fuego abierto, una producción de 2017 que saca a la luz lo peor del ADN de la sociedad estadounidense.

La serie parte de una premisa que nos resulta demasiado familiar: la muerte de un joven desarmado durante una detención policial. Eso sí, en este caso, la víctima es un estudiante blanco y el responsable del homicidio un agente de policía afroamericano. Sin embargo, este no será el único crimen al que tenga que enfrentarse la pequeña comunidad de Carolina del Norte en la que transcurre todo, ya que pronto saldrá a la luz otro suceso similar, el del asesinato de un adolescente afroamericano que trató de ocultarse.

Concebido prácticamente como un largometraje de 10 horas, esta producción está firmada por el matrimonio formado por Gina Prince-Bythewood (La vida secreta de las abejas) y Reggie Rock Bythewood (Notorious). Desde su debut cinematográfico como directora en el año 2000 con Love & Basketball, Gina ha procurado siempre que sus producciones fueran un espacio de diversidad en los que la comunidad negra pudiera verse reflejada y sentir que sus historias también importan y merecen ser contadas. Y es que, al final, la lucha activista también encuentra su hueco a través del arte.

Tanto Gina como Reggie encontraron el impulso para crear esta miniserie en la historia de Trayvon Martin, un adolescente afroamericano que fue asesinado en 2012 mientras caminaba por un barrio residencial de Florida vistiendo con una capucha y llevando en su bolsillo una bolsa de dulces y una lata de té helado. De repente, fue abordado por George Zimmerman, miembro de una patrulla de vigilancia integrada por voluntarios del vecindario y, tras un intercambio de palabras subidas de tono, este último le disparó justificando sus actos en defensa propia.

Este caso tuvo un gran impacto en la familia Bythewood y en la comunidad negra en general, por lo que, cuando Fox les ofreció la posibilidad de ponerse al frente de una producción, no lo dudaron y utilizaron este altavoz para hacer llegar al máximo número de personas posible un mensaje muy claro: el racismo todavía imperante en la sociedad estadounidense.

Para dar vida a los protagonistas de esta historia contaron con un reparto de grandes nombres, entre los que se encontraban Sanaa Lathan (Love & Basketball), Stephan James (Homecoming), Stephen Moyer (True Blood), Will Patton (Falling Skies) y los oscarizados Richard Dreyfuss (La chica del adiós) y Helen Hunt (Mejor… imposible).

Si hay otra cosa que caracteriza la trayectoria profesional de Gina Prince-Bythewood es el papel que les otorga a las mujeres. En Fuego abierto, Sanaa Lathan interpreta a una investigadora que tratará de compaginar su vida laboral y personal, con todo lo que ello supone. Un personaje alejado de la perfección con el que es fácil identificarse. Pero este afán por incluir a mujeres reales no se queda solo delante de las cámaras, también detrás, donde intenta contar con el máximo número de mujeres en el equipo. Es más, la mitad de los episodios cuentan con una directora al frente.

Desgraciadamente, casos como los que nos encontramos en esta ficción siguen ocupando titulares hoy en día, y por eso precisamente siguen siendo necesarios títulos como Fuego abierto. Para que no se olviden, para que lleguen a un mayor número de personas y para concienciar a la sociedad de que esto tiene que parar.