Los crímenes de Londongrado

V.O: Once Upon a Time in Londongrad 2022
  • 1 temp.
  • Documental

Ficha técnica

Directores/as:
Jed Rothstein
Ver serie

¿Sabéis esas películas en las que una persona de repente es asesinada o muere envenenada y descubrimos entonces que en realidad era un espía ruso al que han querido eliminar? Pues en la vida real eso también ocurre y más de lo que podríamos esperar. Buena cuenta de ello da el documental Los crímenes de Londongrado.

El título es un juego de palabras entre Londres y la antigua ciudad de Leningrado, hoy en día llamada San Petersburgo. Y es que la capital inglesa es el escenario de este entramado de espionaje y venganzas por parte del Kremlin. Desde que Vladimir Putin llegase al poder, son muchas las personas relacionadas en mayor o menor medida con Rusia que han muerto en extrañas circunstancias.

Concretamente, 14, al menos de las que tenga constancia el documental. La serie se centra en estas 14 personas cuyas muertes fueron declaradas como no sospechosas. Sin embargo, las investigaciones de los servicios de inteligencia británicos acabó por cambiar su estatus por el de muertes en el contexto de asesinato.

El caso más famoso probablemente sea el de Alexander Litvinenko, un exespía ruso que fue envenenado con polonio y falleció en Londres. El agente, junto con otros compañeros, habían denunciado a sus superiores del KGB por haber ordenado la muerte del magnate ruso Boris Berezovski, otro de los nombres de la lista.

Este fue el caso que dio el pistoletazo de salida para todo lo demás. Después de Berezovski, cayó su círculo más cercano en los negocios que llevaron a su muerte. Tras ellos, todos aquellos que investigaron e intentaron conectar las muertes de este grupo de magnates y oligarcas rusos con el Kremlin, la KGB y Vladimir Putin.

No solo estamos hablando de ciudadanos rusos. Entre las víctimas también encontramos a personas de nacionalidad británica. El supuesto suicidio de Mathew Puncher, el médico que detectó el polonio en el cuerpo del espía muerto; Scot Young, un promotor que ayudó a conectar todas las muertes; o Gareth Williams, agente de inteligencia que seguí un entramado de lavado de dinero ruso.

El responsable de traernos este documental fue Jed Rothstein, documentalista que cuenta con una nominación al Oscar en su currículum, y Heidi Blake, la periodista que destapó el caso. Entre ambos elaboraron este relato a través de los testimonios de periodistas, policías, familiares y allegados de las víctimas.

En las películas de espionaje hay más verdad de la que creemos. Los crímenes de Londongrado es un ejemplo de eso. La historia de 14 personas asesinadas por el Kremlin por diferentes circunstancias que dejan de manifiesto una cosa: “quien moleste a Putin, desaparece”, como deja patente uno de los testimonios.