She-Hulk: Abogada Hulka

V.O: She-Hulk: Attorney at Law 2022
  • 1 temp.
  • Comedia

Ficha técnica

Directores/as:
Anu Valia
,
Kat Coiro
Reparto:
Benedict Wong
,
Jameela Jamil
,
Mark Ruffalo
,
Tatiana Maslany
,
Tim Roth
Guionistas:
Jessica Gao
Ver serie

“Ally McBeal en esteroides”. Así definió —más o menos— el guionista Dan Slott a Hulka allá por inicios de los 2000. Con esta pista es fácil imaginar por dónde van los tiros en la nueva serie de Marvel Studios, She-Hulk: Abogada Hulka, la octava de la Casa de las Ideas en lo que respecta a proyectos televisivos. Y con el aliciente, además, de ser la primera en adentrarse de lleno en el terreno de las comedias de media hora.

La protagonista es Jennifer Walters, una abogada soltera y algo tímida. Su vida podría ser como la de cualquier chica de treinta y pocos, pero nada más lejos de la realidad: se ha especializado en casos que involucran a gente con superpoderes y, si se enfada, ella misma se transforma en una superheroína verde de dos metros. Por suerte, su primo, Bruce Banner —alias Hulk—, es la persona que mejor entiende su problema.

Para entender el origen de She-Hulk hay que remontarse a febrero de 1980, cuando Stan Lee y John Buscema presentan la primera historieta del personaje: Savage She Hulk #1. El motivo por el que Walters se convierte en Hulka es una transfusión de sangre que recibe de La Masa a raíz de un grave accidente. Walters adquiere así la fuerza del gigante esmeralda, solo que, además, teniendo mayor control emocional de su otro yo.

A la hora de abordar la primera adaptación del personaje en imagen real, Marvel Studios confió en el talento de la guionista Jessica Gao, un perfil con un sentido del humor más irreverente del que acostumbran las producciones de la marca. Basta con señalar que Gao es la responsable de Ricknillo, aquel episodio tan memorable de Rick y Morty; además de su participación en Silicon Valley o en la descerebrada Robot Chicken.

Sin embargo, no cabe duda de que el principal nombre propio es el de la actriz que interpreta a She-Hulk: la canadiense Tatiana Maslany (Orphan Black), galardonada con el Emmy y nominada al Globo de Oro en 2014. La humanidad y el carisma que aporta Maslany fueron claves para el éxito de la ficción; además, por supuesto, de su talento: la actriz ha sido capaz de dar vida a más de 17 personajes diferentes en una misma serie.

Junto a Maslany, She-Hulk: Abogada Hulka introduce en el canon de Marvel Studios a Titania, la enemiga natural de la protagonista, interpretada por Jameela Jamil (The Good Place); y a Nikki, su mejor amiga, a quien da vida Ginger Gonzaga (Kidding). A esto habría que añadir el regreso de dos viejos conocidos de la saga: Mark Ruffalo (La innegable verdad) como Hulk y Tim Roth (Miénteme) como el villano Abominación.

Siguiendo con los personajes, cabe destacar cómo el equipo de Gao le ha dado al proyecto una perspectiva feminista bastante clara. Esto se puede ver especialmente en el trato diferente que recibe Walters cuando es ella misma, una mujer corriente de 1,60 de estatura, frente a cuando es Hulka, un pibón de dos metros. Pasa igual con que ella pueda canalizar su ira y seguir siendo ella al transformarse, lográndolo antes que Banner.

Llamada a abrir nuevos caminos en Marvel, She-Hulk: Abogada Hulka es una divertida comedia que junta el carisma de Maslany con el don para la irreverencia de su guionista. Es un producto que nunca se toma en serio a sí mismo, y que explota muchas cualidades del cómic original: transformarse en Hulka a voluntad, el absurdo de los casos o la ruptura de la cuarta pared. Porque no, lo de hablar a cámara no lo inventó Fleabag.